APROFORT: realidades y oportunidades en Guinea Ecuatorial

En los últimos años, Guinea Ecuatorial ha recibido varias recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos y del Comité de Derechos Humanos de la ONU. También ha reactivado el proceso de acreditación en la Iniciativa de Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI). Como consecuencia de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, el gobierno ha firmado la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC). Además, en el marco de la CPLP, el gobierno también se ha comprometido a abolir la pena de muerte como siguiente paso a la moratoria en vigor. Finalmente, el gobierno se ha comprometido con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Socialmente hay una pequeña masa crítica de jóvenes preocupados por su futuro y están utilizando medios culturales y redes sociales para expresar sus puntos de vista. Estos jóvenes están poniendo una semilla de esperanza que debería crecer.

Desgraciadamente, las iniciativas de desarrollo han fracasado incluso cuando los recursos eran abundantes. Los ataques a activistas, periodistas u opositores políticos son habituales. La corrupción también ha demostrado ser una de las barreras más pesadas para el desarrollo en el país. Por ejemplo, el vicepresidente del país ha sido procesado internacionalmente, y los fondos incautados deben devolverse a la población de una manera que pueda sentar las bases para la sostenibilidad en el futuro.

Ante estas oportunidades y realidades, TI-PT está en una posición privilegiada para impulsar cambios a través de una nueva iniciativa llamada APROFORT: “Apoyo, protección y fortalecimiento de activistas y organizaciones de la sociedad civil en su trabajo para promover los derechos humanos” en Guinea Ecuatorial, financiado por la UE.

Objetivos de APROFORT

El objetivo general es brindar apoyo, protección y fortalecimiento de capacidades a los activistas y organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la promoción de los derechos humanos y la buena gobernanza. El impacto se medirá por el logro de tres resultados principales:

  • La abolición de la pena de muerte.
  • La protección efectiva de activistas, organizaciones y grupos minoritarios vulnerables.
  • Mayor cumplimiento de los compromisos de desarrollo del milenio y los derechos humanos.

Una mejora en los derechos humanos y la gobernanza en el país vendrá a través de la protección de activistas, mujeres, así como el fortalecimiento de la sociedad civil en ambas áreas. Una sociedad civil más fuerte puede exigir cuentas al gobierno y empujar hacia las reformas.

Tres ejes: apoyo, protección y fortalecimiento

El apoyo se proporcionará a través de subvenciones a organizaciones locales de la sociedad civil para que, en el desempeño de sus funciones, puedan ejecutar actividades en línea con APROFORT. Este apoyo incluirá actividades de sensibilización en colaboración con organizaciones culturales.

Se brindará protección a los activistas a quienes sean acosados ​​por su trabajo. Se diseñará una clínica legal para aquellos atacados directamente. Además, la línea de trabajo de protección prestará especial atención al derecho a la educación de las mujeres y las niñas, asistiendo a las extorsionadas sexualmente en las escuelas y a las que tienen prohibido asistir a la escuela debido al embarazo. Finalmente, también se proporcionará protección jurídica a la comunidad LGTBQ cuando no los traten como seres humanos.

El fortalecimiento de las capacidades de las OSC se centrará, en primer lugar, en la protección personal de los activistas sobre cómo prevenir situaciones de riesgo, así como en los protocolos de actuación si se producen estos riesgos. En segundo lugar, la capacitación en investigación y producción de informes para mecanismos de monitoreo internacional, como el Comité de Derechos Humanos, la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción o los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estas capacidades estarán respaldadas por un Observatorio de Derechos Humanos y Gobernanza que producirá datos fiables para los informes. 

La igualdad de género como componente transversal

La clínica legal establecerá mecanismos que sean sensibles al tipo de casos que se reciben como pueden ser los casos de discriminación de género. También se dará una mayor prioridad a las mujeres activistas en la asistencia legal o ayudas financieras; el observatorio de los derechos humanos y buena gobernanza desarrollará indicadores sobre el impacto de las violaciones de los derechos humanos y la corrupción en las mujeres de manera diferenciada; la capacitación de las organizaciones sociales dará prioridad a las organizaciones de igualdad de género para realizar estudios y preparar informes. 

Perfil de país

Guinea Ecuatorial es un país pequeño (28 mil kilómetros cuadrados), ubicado entre Camerún y Gabón en su territorio continental. Tiene una población de 1.2m. La ciudad capital, Malabo, se encuentra en la isla de Bioko, anteriormente conocida como Fernando Poo. Entre sus otras islas se encuentra Annobón, llamada así por los primeros marinos portugueses que llegaron a sus costas. Ambas islas fueron utilizadas por portugueses, holandeses, franceses, británicos y españoles para el comercio de esclavos. Más tarde, Bioko, también se convirtió en una base estratégica para los abolicionistas. El país obtuvo su independencia en 1968 de España, por ello el idioma oficial es el español, aunque se hablan más de 5 idiomas locales (Fang, Bubi, Ndowe, Bisio o Fa d’ambo o annobonés, son solo los principales).

Teodoro Obiang, presidente desde 1979, es el líder no monárquico que más tiempo lleva en el poder.  Tomó el poder mediante un golpe de estado que terminó con 11 años de reinado sangriento de su propio tío. Es elegido regularmente con más del 90% de los votos en elecciones empañadas por irregularidades, según observadores. Su hijo, Nguema Obiang, apodado “Teodorín”, es el vicepresidente. Su otro hijo, Gabriel Mbaga Obiang Lima, es el ministro de petróleo en un país que es el tercer mayor productor de petróleo en África.

En cuanto a la gobernanza, el Índice Ibrahim de Gobernanza Africana considera al país como uno de los 5 peores en África, mostrando un “aumento del deterioro” en los últimos 5 años; El Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional ubica al país entre los 10 países más corruptos del mundo y con el puntaje más bajo entre los países de la CPLP. Esta situación tiene un claro impacto en los derechos básicos: Freedom House clasifica al país como “no libre” en su último informe; el último Índice Mundial de Libertad de Prensa coloca al país en la posición 165/180; y el puntaje del Índice de Desarrollo Humano del PNUD para Guinea Ecuatorial se ha estancado durante más de una década a pesar de los ingresos del petróleo.